Menu Tumedico

Publicaciones de Medicos
expresate publicaciones medicas


Cáncer pancreático puede ser detectado con una simple prueba

 
Una endoscopía de rutina puede detectar el cáncer de páncreas en el intestino delgado, que se encuentra cerca, debido al "efecto de campo" del cáncer.

Alerta de video: Se puede encontrar video del Dr. Michael Wallace discutiendo el estudio en Mayo Clinic News Network. Esta red requiere un nombre de usuario y contraseña, que puede ser obtenido en: http://NewsNetwork.MayoClinic.org.

Conozca esta nueva red en este breve video: http://bit.ly/NewsNetwork.

A través del simple brillo de una pequeña luz dentro del intestino delgado, cerca de la juntura de ese órgano con el páncreas, médicos de la Clínica Mayo en el campus de Florida, han sido capaces de detectar cáncer pancreático en un 100% en un pequeño estudio. La luz, adjuntada a una sonda, mide cambios en células y vasos sanguíneos en el intestino delgado producidos por un cáncer en crecimiento en el adyacente páncreas.

Esta técnica mínimamente invasiva, llamada Polarization Gating Spectroscopy, ahora será probada en un estudio clínico internacional mucho más grande liderado por los investigadores de la Clínica Mayo. El estudio preliminar sugiere que puede ser posible, algún día, usar una endoscopía menos invasiva para monitorear pacientes en una etapa de desarrollo temprano de cáncer pancreático.

Los descubrimientos están siendo presentados en un capítulo especial por el gastroenterólogo de la Clínica Mayo Dr. Michael Wallace M.D., en la Semana Internacional de Enfermedad Digestiva 2012, el encuentro mundial más grande de médicos e investigadores que tratan y estudian desórdenes del tracto intestinal.

El páncreas es notoriamente difícil de alcanzar y ver debido a su localización muy profunda en el abdomen, rodeado de intestinos. La teoría de los investigadores del estudio es que puede haber cambios en el tejido cercano de apariencia normal del intestino delgado, el cual es mucho más accesible.

?Nadie había pensado que se podría detectar el cáncer pancreático en un área que es un poco remota del páncreas, pero este estudio sugiere que puede ser posible?, dice el Dr. Wallace, jefe de la División de Gastroenterología de la Clínica Mayo en Florida. ?Aunque los resultados son todavía preliminares, el concepto del efecto de detección de campo de cánceres cercanos sustenta una gran promesa para la posible detección temprana del cáncer pancreático?.

El cáncer pancreático es uno de los tumores humanos más mortales. Sólo es curable es un 5% de los casos, e incluso cuando es quirúrgicamente removido, el 70% de los pacientes tiene una recurrencia que es fatal, dice el Dr. Wallace. Actualmente no existen maneras de detectar este cáncer en forma suficientemente temprana para curar a un número sustancial de pacientes, dice.

Actualmente el cáncer pancreático es detectado a través de un escáner, seguido de una biopsia invasiva. Los tumores que se encuentran de esta manera usualmente están en un estado avanzado.

En este estudio, los médicos de la Clínica Mayo probaron una sonda de luz desarrollada por sus colaboradores, desde hace largo tiempo, de la Universidad de Northwestern.

La luz, adjuntada a una pequeña sonda de fibra óptica conocida como un endoscopio, mide la cantidad de sangre oxigenada así como también el tamaño de los vasos sanguíneos en el tejido cercano al ducto donde el páncreas se une al intestino delgado.

Debido a que un tumor en crecimiento requiere un suministro más alto de sangre, el tejido normal vecino al cáncer revela evidencia de vasos sanguíneos agrandados y cambios en la cantidad de oxigeno dentro de la sangre.

Este tipo de ?efectos de campo? del cáncer pueden ser medidos en otras áreas del tracto gastrointestinal, dice el Dr. Wallace. ?Con esta tecnología, otros estudios han mostrado que pólipos cancerosos pueden ser detectados a más de 27.9 centímetros desde el pólipo mismo. Estudios preliminares están evaluando si los cánceres esofágicos pueden también ser detectados remotamente?, dice.

La sonda actúa ?un poco como un detector de metales que hace sonar un pito más rápido y fuerte a medida que se está más cerca del cáncer?, dice. Los investigadores están midiendo dentro de 15.2 centímetros a 25.4 centímetros del páncreas en el intestino delgado inmediatamente cercano al páncreas.

El Dr. Wallace y su equipo probaron la sonda en 10 pacientes que más tarde fueron diagnosticados con cáncer pancreático y en nueve pacientes que no tenían cáncer pancreático.

Encontraron que midiendo el diámetro de los vasos sanguíneos y la oxigenación de la sangre detectaron los 10 cánceres pancreáticos. Pero la sonda fue menos precisa (63% de exactitud) en determinar quiénes de los voluntarios sanos no tenían cáncer pancreático.

?Hay espacio para mejorar este instrumento, y nuestro equipo está trabajando en ello?, dice. ?Si los estudios confirman los resultados preliminares, podría hacerse al páncreas accesible a una endoscopía superior mucho más sencilla y esto sería un avance real en el tratamiento del cáncer pancreático?.

Actualmente los pacientes a menudo se someten a un examen endoscópico de la parte superior del intestino para buscar la causa de la acidez o dolor de estómago, dice el Dr. Wallace. Una sonda endoscópica podría ser fácilmente adaptada para explorar la evidencia de cáncer pancreático en pacientes de riesgo elevado, dice.

El Dr. Mihir Patel, un gastroenterólogo que trabajó con el Dr. Wallace en el estudio, dice que a pesar del intenso estudio, todavía no somos exitosos en mejorar significativamente la sobrevida general asociada al cáncer pancreático en las últimas décadas. Esto es debido a que no hemos podido detectar el cáncer lo suficientemente temprano. Desarrollar una técnica para monitorear pacientes y detectar el cáncer pancreático en una etapa temprana podría ser un paso adelante. En nuestros datos preliminares, esta tecnología ha mostrado sostener un potencial similar.

Los coautores de este estudio incluyen a Vadim Backman, Ph.D., un profesor del departamento ingeniería biomédica de la Universidad de Northwestern, y Hemant Roy, M.D., un gastroenterólogo de la Universidad de Northwestern.

El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud y la Clínica Mayo.

Para más información acerca de tratamientos para el cáncer pancreático y enfermedades gastrointestinales en la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, llamar al departamento de Servicios Internacionales al teléfono (904) 953-7000 o enviar un email a intl.mcj@mayo.edu.

###

Acerca de Mayo Clinic

La Clínica Mayo es el primer y más grande grupo de medicina integrada del mundo. Médicos de todas las especialidades trabajan juntos para cuidar a los pacientes, unidos por sistemas comunes y por una filosofía: "las necesidades del paciente son lo primero". Más de 3.700 médicos, científicos e investigadores y un equipo de apoyo de 50.100 profesionales de la salud trabajan en la Clínica Mayo, institución que tiene unidades en Rochester, Minnesota; Jacksonville, Florida; y Phoenix/Scottsdale, Arizona. Juntas, estas tres unidades tratan a más de medio millón de personas cada año.

Para obtener noticias relativas a la Clínica Mayo, por favor visite www.mayoclinic.org/news/. MayoClinic.com (www.mayoclinic.com) está disponible como fuente para sus historias de salud.
Publicado el: 23 de Mayo del 2012




/