Menu Tumedico

Publicaciones de Medicos
expresate publicaciones medicas


Mejorando la calidad de vida del paciente con artritis reumatoide

 
Caracas, marzo 2013. Dolor: sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo. Cuando una persona siente alguna molestia en su cuerpo suele buscar ayuda inmediatamente, ya sea con un familiar, con un vecino, con un médico, o con cualquiera que puede darle una solución a su problema; por esta razón, el dolor se ubica como la primera causa de consulta al médico.

El dolor en las articulaciones es el primer síntoma que podría indicar la presencia de una artritis reumatoide. La molestia se presenta de forma insidiosa, se instala poco a poco, y va aumentando a medida que pasa el tiempo, hasta que provoca en el paciente la necesidad de asistir a un especialista.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, de causa genética, que puede afectar a todas las articulaciones (manos, pies, rodillas, caderas, muñecas, entre otras), y se presenta en forma de inflamación que se mantiene de manera constante, acompañada de dolor.

Esta enfermedad suele expandirse de forma progresiva y simétrica; es decir, comienza, por ejemplo, con dolor en la mano derecha y en la izquierda, luego en el pie derecho y en el izquierdo. Por esta razón, una artritis reumatoide no tratada, genera un aumento de articulaciones que se ven afectadas.

El clásico paciente con artritis reumatoide presenta diversos signos de alerta. Inicialmente presenta un dolor permanente, que no se quita y que va en aumento; luego, la disminución de fuerza en las articulaciones, por ejemplo, si antes de podía abrir un frasco, ahora se hace más difícil; y finalmente, pérdida de la capacidad para realizar las funciones principales que requieren el uso de las articulaciones, lo que conlleva a la incapacidad y dependencia.

Adicional al dolor físico que pueda sentir un paciente con artritis reumatoide, los inconvenientes emocionales involucrados en su vida, a consecuencia de la dependencia a sus familiares y amigos para realizar sus actividades diarias, hacen que la enfermedad sea más difícil de sobrellevar. Por lo cual, el apoyo emocional es un pilar fundamental durante el diagnóstico y tratamiento, a fin de lograr los resultados esperados.

Se podría pensar que las personas que viven del trabajo que realizan con sus manos, como los mecánicos, pintores, artesanos, costureras, son las que se verían afectadas significativamente en sus trabajos habituales; sin embargo, todo el mundo utiliza sus manos para realizar actividades diarias y comunes, como comer, vestirse, entre otras. De allí la importancia del diagnóstico temprano.

El Dr. Marcos Rivera, internista y reumatólogo del Centro Metropolitano de Reumatología, indicó que la recomendación para el diagnóstico temprano de la artritis reumatoide es, en principio, asistir al médico ante un dolor articular que perdure por más de tres semanas de forma continua y que se vaya expandiendo a otras articulaciones. Ante la sospecha de la presencia de artritis reumatoide, el profesional de la salud que ha evaluado al paciente, debe referirlo a un reumatólogo, quien es el especialista que cuenta con un abanico de opciones de tratamiento.

Si bien el dolor que sufre un paciente reumático incapacita en varios sentidos a la persona, el Dr. Marcos Rivera comentó que el pronóstico para un paciente que haya sido diagnosticado, es favorable, siempre y cuando se indique un buen tratamiento. Las terapias biológicas representan una oportunidad eficaz de tratamiento, ya que ofrece importantes mejoras al paciente con artritis reumatoide en cuanto a diversos aspectos como: disminución de la cantidad de articulaciones con dolor e inflamación, mejor calidad de vida, disminución de la fatiga y, principalmente, la detención del progreso del daño articular, causante de la discapacidad que produce esta enfermedad.

"Hace diez años, la ambición del reumatólogo llegaba únicamente hasta lograr enlentecer la evolución de la artritis reumatoide; ahora, se trabaja para lograr la remisión de la enfermedad, lo cual consiste en neutralizarla; esto se logra con un tratamiento eficaz. Quizá en el futuro se logre la cura definitiva de la artritis reumatoide", comentó el Dr. Rivera.

El Dr. Marcos Rivera es internista y reumatólogo del Centro Metropolitano de Reumatología. Telf.: 0212-5528008. Dirección: Avenida Mariscal Sucre. Instituto de Medicina Integral. Piso 2. Ofc. 2S. San Bernandino. Caracas, Venezuela.
Publicado el: 19 de Marzo del 2013




/